lunes, 25 de febrero de 2008

"Una buena capa, todo lo tapa"

Ventana de la fachada oeste, medio tapada por muro de edificación añadida, y "estéticamente" enmarcada de cemento.
.
Sirenas con peces y caballero combatiendo a un monstruo, interior, capitel de la nave. El cemento "desfigura las figuras", valga la redundancia.
.
Grifo y sirena alada, interior, capitel de la nave. En "bonito" gris cemento.
.
Templo de San Miguel, fin s.XII, Bercedo (Burgos).
.
Este precioso templo no luce lo esplendoroso que debiera, a pesar de que alguien puso en ello todo su empeño. Alguien, con más voluntad que buen juicio. Como el edificio tenía grietas, le dieron una generosa capa de cemento. Por un tiempo se disimuló el problema, pero no se resolvió, las grietas volvieron a salir.
Les debió sobrar cierta cantidad, del dicho cemento, y como los capiteles interiores estaban sucios, pues la vieja capa de cal que los cubría se había ennegrecido, emplearon aquel cemento -después de todo se había pagado y no se iba a tirar- en recubrir de "protectora" película los esculturados capiteles.
Lamentable, pero cierto. Como resultado, las simbólicas imágenes, quedaron completamente deformadas, aunque todavía dan muestras de su pasado esplendor.
A quien corresponda. Ponga manos a la obra y "desfaga este entuerto", mande reparar en serio la estructura del templo. Y una vez asegurado el conjunto, por favor, devuelva a nuestros ojos el placer de gozarnos en las ricas figuras del bestiario románico, que duermen el "injusto sueño de los justos" bajo capas de cal y cemento. Si no lo hiciere, sea puesto en picota y cepo, para que sufra el escarnio de las gentes de bien.