jueves, 24 de enero de 2008

El primero, no confundir al viajero.

Una rosácea inscrita en un círculo, símbolo solar de la energía cósmica. Nada que ver con lo que anuncia el cartel "explicativo".
Cartel "explicativo" a la entrada del templo.
.
Templo de San Miguel, s.XII-XIII, Gramedo (Palencia).
.
Éste es el cartel de las dos mentiras: la cruz que anuncia, ni es "cruz", ni es "plateada". Se trata, de una rosácea de seis pétalos, como bien se ve en la foto superior. Quien redactó el texto, presuntamente explicativo, es seguro que sólo ha visto el templo en fotos. ¿Alguien, en su sano juicio, puede confundir eso con una cruz? Es seguro que tomó el dato de cierto libro, cuyo autor -se dice el pecado pero no el pecador- inició esta confusión, al escribir: "Remata el frontón una cruz patada inscrita en un círculo". O sea, el redactor del cartel, además, leyó mal. Tradujo, "cruz patada" -o "paté"- por "cruz plateada". La precisión, no es baladí. De cruz a roseta hay un abismo, esta última indica sincretismo con la Religión Antigua, su colocación sobre el templo se hacía con carácter apotropaico, invocando la protección celeste para el edificio sagrado. Las gentes del medievo, no habían olvidado del todo los viejos ritos.
A quien corresponda, suplicamos un poco de seriedad en la información. No basta con darla, a tontas y a locas, debe ser veraz. Si no escuchare nuestras quejas, vaya a picota y cepo, para público escarmiento de ignorantes atrevidos.