martes, 31 de marzo de 2009

Córdoba 2016: Apostilla con remoquete...

Si consultan la entrada anterior, recordarán el extraño cartel que, con horarios y prohibiciones, campea sobre la puerta del templo románico cordobés de Santa Marina de Aguas Santas.
Es tan alucinante, que en el primer análisis se nos escapó un detalle, no menos curioso que el de prohibir "comer y beber" dentro del recinto sagrado.
Se trata de la prohibición de orar en el templo. ¿Que somos absurdos y traemos las cosas por los pelos? Nada de eso, lean, lean:
"Horario de visita exclusivamente turística".
Es decir, si es "exclusivamente turística", el término "exclusivamente" quiere señalar que no se pueden realizar otras actividades, salvo las propias del término "turístico".
¿Quiere eso decir, que si a algún turista "se le escapa" una oración, plegaria o súplica, durante la visita, será multado y/o expulsado del templo?
.
A quien corresponda: Mande sustituir a ciertos "vigilantes", con mentalidad de "portero de discoteca", que controlan de malas maneras el cumplimiento de las normas en los templos, a los cuales hay que pagar por acceder en horario turístico, para no poder ejercer el "derecho turístico" de fotografiar. Pero por favor, mantenga usted en sus puestos a quienes redactan las notas sobre dichas normas, para que sigan obsequiándonos con estos surrealistas modelos, ejemplos soberanos de estulticia, que enriquecen el acervo cultural popular. Si no lo hiciere vaya vuecencia a picota y cepo, hasta que en todos los templos celtíberos puedan tomarse fotos libremente.
.
Salud y fraternidad.