domingo, 6 de septiembre de 2009

La Cerca, crónica de un cadáver que camina.

El abandonado Ayuntamiento de La Cerca (Burgos), que antes fue Palacio de los Hierro-Salinas, y todavía antes Casa Fuerte de la terrible estirpe de los Salazar.
.
A veces este blog ha sido criticado, por quejarse reiteradamente sobre las prohibiciones de hacer fotos, cuando hay por denunciar problemas más graves que afectan al patrimonio. Bien, para tales “puristas”, vaya esta macabra entrada. ¿Habrá aquí suficiente “sangre y carnaza románicas”, para satisfacer sus instintos reivindicativos?
.
La Cerca, en la Merindad de Losa (Burgos), hoy es una humilde pedanía, a 7 kms de Medina de Pomar, y cuenta con 17 habitantes (según censo de 2007). El lugar sobrevive como puede, con algo de turismo y el paso de cazadores. Sin embargo, durante el medievo, fue un pueblo de cierta importancia. Aquí tuvieron casa fuerte los Salazar, en la que nació Lope García de Salazar, “Brazo de Hierro” (1264-1334). Terrible en la batalla, pues usó de singular crueldad en la Guerra de Bandos, entre “oñacinos” y “gamboínos”, del territorio vasco, fue no menos terrible en el amor, ya que tuvo 118 hijos bastardos y 2 legítimos. Hazañas relatadas por su tataranieto homónimo, apodado “El Sabio” (1399-1476), en los 25 tomos de las “Bienandanzas e Fortunas del señor banderizo oñacino Lope García de Salazar”. Sobre esta casa solariega, venida a menos, se levantó, en el s.XVII, el Palacio de los Hierro-Salinas, reconvertido en ayuntamiento hacia 1955, y hoy en total abandono.
.
Este trasiego, de poderosos y levantiscos señores feudales, afectó negativamente al magnífico templo románico de NªSª de la Asunción (segunda mitad s.XII), sobre el que se hicieron numerosos añadidos y reconstrucciones, con la noble pretensión de engrandecerlo, pero que al presente lo desfiguran, hasta poner en peligro su estructura. Si de lejos puede dar impresión de solidez, a pesar de los desperfectos, basta acercarse un poco para comprobar que estamos ante “un cadáver que camina”.
.
Hablando con propiedad, solo sobreviven elementos románicos en su maltrecho ábside y presbiterio. Todo lo demás, nave, sacristía, torre, y el tremendo recrecido absidal, son obras del XV al XVII. Que se perdió aquí un templo primordial, en el arte simbólico de la región, es apreciable en lo escaso que se ha salvado. Pero ¿por cuánto tiempo? El reloj corre, y lo hace con los minutos en contra para la integridad de esta joya.
.
Lo peor de todo es ese “sobre-ábside”, especie de camaranchón o desván, estructura inútil que pesa como una montaña sobre un ábside que no fue construido para soportar su peso muerto. Es el fósil del gran templo que se pretendió levantar tardíamente, pero cuya alta nave no se continuó. Por suerte, pues habrían acabado derribando el cascarón absidal y sus esculturas.
.
Y esa insidiosa masa de piedra, que gravita sobre el ábside medieval, es la espada de Damocles que un día, no lejano, nos privará de este tesoro del simbolismo románico. Su peso va abriendo los muros originales, el inclinado abombamiento es bien visible, tanto interior como exteriormente.
.
En la unión entre los paños absidales y las columnas adosadas, se ve claramente como la presión está separando los sillares, los abre como si de un rompecabezas infantil se tratara, los disloca y separa creando espacios por los que penetra el agua de lluvia y la helada. Eso sí, han colocado sobre los capiteles una chapas metálicas para “protegerlos de la humedad”...
.
Donde estuvo la cornisa y los canes que la sostenían, quedan sillares con mechinales de alguna estructura tardía que, en momento incierto, se hundió. La pesada mole añadida, forma grietas inquietantes, al empujar unos muros cuyos cimientos no fueron pensados para sostener esa carga extra.
.
Las ventanas fueron tapiadas de forma chapucera, a fin de dar mayor solidez al conjunto, lo cual solo ha servido para retardar el persistente desplome, no para evitarlo.
.
También abundan las crueles mutilaciones y recomposiciones, con elementos que han sido sacados de su emplazamiento original y recolocados, o piezas “borradas” a cincel y martillo.
.
Las grietas y separaciones afectan a todo el grosor del muro, como se ve al interior de la ventana absidal central, cuyas arquivoltas también se han partido.
.
El cascarón del ábside muestra una extraña Maiestas Domini, con Tetramorfos, todo ello malamente repintado en rojo y negro. Parece que tales figuras no se hicieron para este lugar, exótico lugar. ¿Han sido extraídas de otro sitio, un tímpano, o un friso, del primitivo edificio? Es posible que nunca podamos estudiarlas, dos grietas, malamente remendadas con cemento, amenazan tirar al suelo el conjunto.
.
A quien corresponda: Un tosco y amazacotado montón de piedras, a modo de “contrafuerte”, en el frontal del ábside, junto con la sacristía adosada al norte, han impedido hasta ahora el hundimiento definitivo del templo. Aunque el lado sur, libre de construcciones adosadas, representa el punto más débil por el que todo puede venirse abajo. Las buenas gentes del lugar, según nos contó la amable señora que tenía la llave, están cansadas de predicar en todos los desiertos oficiales, llamar a puertas que no se abren y vocear en oídos que se cierran. Las autoridades civiles y religiosas, o están sordas o se pasan la pelota, en espera de que la ruina definitiva les libere de seguir escuchando a estos molestos vecinos.
Haga algo ya, pero ya, ya. Este tesoro no puede desaparecer, como ha consentido que desaparezcan tantos otros, decida una intervención de urgencia, para hoy mismo. Si no lo hiciere, sea llevado a picota y cepo, hasta que el Juez Supremo del Pantocrátor, ese a quien usted afirma adorar, lo llame a su presencia para un juicio mas severo que el nuestro.
.
Salud y fraternidad.

5 comentarios:

pallaferro dijo...

Efectivamente, este templo está "cerca" de caerse al suelo!

La escultura que hace de retablo en ese "exótico" lugar es, a mi entender, una verdadera joya.

Ojalá que con la "picota y cepo" se consiga que este "quien corresponda" le ponga remedio !

Un abrazo

Alberto Calderón dijo...

qué pena de iglesia... y debió de ser de las mejores de la zona.

Yo me quedé con ganas de ver el interior, pero las pocas piezas que se salvaron del exterior me parecieron detalles preciosos, sobre todo el capitel de la barca. Y la construcción debió de ser imponente, con esos haces de columnas como en Vallejo de Mena...

Hace poco salió una "lista roja", hecha por no sé quién, de patrimonio en peligro. En Castilla y León no habían puesto más que 4, 7... monumentos por provincia. Casi me da la risa, por no llorar.

Baruk dijo...

Un templo sorprendente, incluso tan maltrecho es sensacional, deja a quién lo contempla con la boca abierta (al menos a mi)

Y sobre lo otro, pues que queréis que os diga, tras leer que el tal Salazar tuvo 120 hijos (que hombre más trabajador!!)... pues como iba a tener tiempo para ocuparse de su iglesia?


Salud y románico

.

Riviere dijo...

Sí,los capiteles están protegidos por una pequeña plancha...¡menos mal!

Carlos Sousa dijo...

Le di un repaso a tus entradas. Esta me parece terrible, no sé como pueden ver para otro lado y dejar que se vaya cayendo poco a poco.

Chapó para los jubilados que restauraron el templo de scanduso.