domingo, 9 de noviembre de 2008

“Templos, tumbas y... ¿sabios?”

Templo de Santa Marta de Tera (Zamora). Perspectiva norte, a la derecha el Palacio de los Obispos de Astorga (1603). [Foto 20 julio 2008].
.
Hace pocos meses, los "sabios, cultos, inteligentes y capacitados" administradores, del Patrimonio Cultural Nacional, han dado orden de emprender la restauración del templo románico de Santa Marta de Tera (Zamora), elevado hacia 1077, y del Palacio Episcopal anejo (de 1603).
Este magnífico edificio, muestra singular del saber constructivo y simbólico de los Magíster que levantaron el primer románico, conserva todavía elementos de su transición desde el mozárabe, -está levantado sobre un monasterio visigodo del s.VI- al par que secretos muy bien guardados. No obstante, ha sido puesto en peligro, una vez más, por la incompetencia de quienes debían protegerlo.
.
El Palacio de los Obispos de Astorga, adosado a la fachada oeste del templo. [Foto 20 julio 2008].
.
Se trata de otro de esos “templo-cementerio” al que, en los últimos tiempos, han elegido como favorito los habitantes de la comarca, para depositar los restos de sus parientes difuntos. La cosa no tendría mayor importancia, si los responsables, visto el reducido tamaño del terreno disponible para inhumaciones, hubiesen impuesto un cupo no invasivo del monumento y, una vez cubierto, hubiesen habilitado otro lugar del municipio para camposanto.
Pero no, los “responsables” han dejado hacer a su antojo. El pequeño recinto, primero se ha llenado, luego amontonado y después saturado, con tal cantidad de tumbas, que actualmente éstas ocupan hasta el último palmo de tierra disponible. Se pegan a las tapias del recinto, obstruyen la portada sur, acosan los muros románicos, cercan el ábside y se estorban entre sí, de tal manera, que hay que pasar de lado entre ellas. ¿Qué será lo siguiente, tener que tirar las flores desde fuera del murete, a ver si con suerte caen en la lápida elegida, porque será imposible la circulación entre éstas? Ya solo falta que las coloquen unas encima de otras, como una Babel de sepulcros.
.
Perspectiva sureste, hace nueve años, relativamente “cargada” de tumbas. [Diapositiva 22 agosto 1999].
Nueve años después. La misma perspectiva, más o menos, porque las tumbas impiden cualquier otro ángulo de visión. [Foto 20 julio 2008].
.
La cosa, con ser grave por absurda, es además antiestética y peligrosa para el edificio románico. Las tumbas, especialmente las más cercanas a los muros, recogen el agua de lluvia y producen en los cimientos del templo peligrosas filtraciones y asentamientos del terreno no deseados. ¿Qué se hace para evitarlo? Muy sencillo, lavar la cara del edificio, acondicionar el pequeño Palacio Episcopal con fines turístico-culturales y, eso que no falte, colocar enormes carteles anunciando a bombo y platillo el quién, cómo, cuándo y por cuánto, de la obra -Bueno los carteles todavía tendrán que esperar a que la obra esté finalizada, pero ponerlos, los pondrán-.
.
¿El templo de Santa Marta: Casa del dios o casa de los difuntos? [Foto 20 julio 2008].
.
Aunque quizá estemos equivocados, tal vez el amontonamiento de tumbas, acosando el románico templo, no sea producto de una dejadez oficial. ¿Y si se trata de un hapenig artístico-monumental para atraer turistas? ¿Formará parte de una campaña promocional para difundir el románico funerario? ¿O será que esa tierra, aparte de sagrada, es milagrosa y por ello todos los deudos se afanan en que sus parientes reposen en ella?
Pero tenemos una sospecha. ¿No será que las autoridades “competentes”, por dejadez, desidia, o... lo que sea, no quieren habilitar otro lugar más cómodo donde dar reposo eterno a sus convecinos?
.
Perspectiva sur, nave y brazo del crucero, bajo los andamios. [Foto 20 julio 2008].
.
A quien corresponda: Vista su incongruente actuación, restaurando por un lado, para que acudan los vivos, y dejando que el templo sea sepultado por el cementerio circundante, para que acudan los difuntos. Queremos hacerle una pregunta muy sencillita: ¿Qué sucederá, cuando este “overbooking funerario” llegue a su clímax? ¿Ah, que no lo sabe? Pues vamos a darle una idea, que puede propagar como propia y digna de la reconocida inteligencia de usía: Cuando las tumbas acaben adosadas al edificio y los nichos impidan, no sólo su contemplación, sino incluso su acceso, pueden desmontar el templo, piedra a piedra, y trasladarlo a lugar más saneado.
Mientras eso tiene lugar, vaya usted a la picota y sea puesto en el cepo, sin que pueda redimirse en esta vida, y en la otra merezca ser sepultado en un cementerio tan saturado como éste.
.
Salud y fraternidad.

4 comentarios:

Vailima dijo...

Hombre, también queda otra opción: desmontar cuatro sillares y acondicionar un nicho. Si esta operación se realiza repetidas veces ya dispones de otro cementerio por el careto. Y total con casi nada...

Alkaest dijo...

¡Por la Diosa bendita! ¡No les des ideas! Que eso ya lo han hecho, en algún lugar de cuyo nombre no quiero acordarme.
Aunque lo más común, ha sido dejar arruinarse el templo y convertir el solar en cementerio. Ya hice una entrada, sobre tal caso, en este blog (22 mayo 2008 "¡Morir es dormir... y tal vez soñar!").

mizo dijo...

Permiso...
Tienes razón, las autoridades "competentes" no quieren hacer lo que manda toda lógica. Es seguro que hay mucho campo por los alrededores donde instalar un camposanto moderno y funcional donde poder descansar en paz y sin hacer la puñeta a los que en su día dejaron su vida y sus ilusiones por legar su arte.
Algún motivo pecunario y pecaminoso habrá de por medio.
Repararlo será costoso y penoso.
Paseis buen día.

BARUK dijo...

Pues si, queda bastante mal.

Si al menos pusieran estelas románicas estaría más ambientado :)

Recuerdo la iglesia de Alpanseque, esa si que tiene delito!

Salud y románico